30 dic. 2009

Hace mucho que no escribía en mi blog, en ninguno de los dos. Hoy al fín decidí comenzar a usar este para ambos mundos, me di cuenta de que no puedo, por más que lo intente, mi guerra contra las calorías nunca terminará y esta es mi declaración de rendición.
Parece que Ana y Mía nunca te dejan sola y ya me cansé de fingir, pretender que nada pasa ¿Es que acaso no puedo contarles a mis amigos que tengo que entrar al baño rápido y tapándome la boca cuando estoy sola en casa después de comer? Siento que ya no importa, para que esconderlo si al final siempre se sabe todo.
Por otra parte, se acerca año nuevo... odio estas fechas porque hay demasiada comida, y yo como como enferma de la cabeza para luego torturarme con mis odiosos remordimientos, esta vez no quiero hacerlo. Mañana es 31 de diciembre, último día del año, me muestren lo que me muestren guardaré absoluta paciencia y terminaré el año como debí haberlo seguido día a día, como alguien con un falso control, alguien que sabe mantener calma frente a su plato favoríto aunque su estómago se retuerza de dolor por el hambre, alguien que es falsamente felíz haciendo eso. Creo que es la única forma en que pueda comenzar bien el año, es la única forma que durante el 2010 pueda alcanzar mi meta de los 48 kilos, para seguir con los 45, luego 40 y así hasta que encuentre mi límite o quede hospitalizada... pensar en esto hace que me de una gran nostalgia por mis perdidos 47 kilos, a pesar de que sólo fue una agradable sensación al principio y luego algo horroroso.. aún así yo.. la anhelo.

0 Comments:

Post a Comment