21 sept. 2009

Ni siquiera sabes cuánto me afectó eso, con sólo cuatro palabras me derrumbaste y me quitaste el sueño, con sólo cuatro palabras terminaste de destrozarme.

Te amo mi amor, ¿Lo sabes? Te adoro y daría todo por ti… Pero me quieres diferente.

Hay momentos en los que creo que te enamoraste de mi yo falsa, la pequeña de 14 años que vivía engañando al mundo, pero no lo sabías, no sabías en lo que te metías pidiéndome que fuera tuya. Oh cariño, ahora lo soy, soy sólo tuya, y con eso tienes mi cuerpo podrido, mi corazón desgastado y frío, mis trastornos… mis sucias garras despedazándote.

¿Tienes alguna idea de cómo me martiriza por dentro?

No, no lo sabes… lo peor de todo es que soy tan dependiente de ti que no puedo dejarte, no puedo ni siquiera dejarte ir sin que me invada la desesperación, a pesar de que ambos sabemos que tu vida sería mejor sin mí. Admitámoslo, soy un estorbo, ni siquiera soy capaz de hacerte feliz. Me pregunto… ¿Para lo único que realmente sirvo es para satisfacer tus ganas de intimar?


Are you happy?

I hope so...


0 Comments:

Post a Comment