6 jul. 2009

Prologo:
Mi nombre no lo diré, no les haré fácil ser el objeto de burla de ustedes. Sólo contaré una historia. Mi historia...

Aquel día.. olvidamos completamente lo que eramos. Haciendo el amor como nunca lo hicimos. Maravilloso, fue una cura mágica, olvidé el dolor de mis pobres huesos, de mi estómago, y sólo por que él le hacía el am
or a mi espíritu y a mi cuerpo.
Aquella vez me sentí realmente querida, y no por lo que representa mi exterior...
Sin embargo no todo comienza así, antes de aquel magnifico encuentro sexual, antes de saber lo que en realidad eramos... hay un pasado oculto tras estas caras.
El mío comenzó con envidia, celos, y avaricia.Quería ser linda, quería ser querida. Un día, teniendo yo tan sólo 12 años las ansias de tener dinero me enseñaron que si no compraba nada para comer tendría dinero, pero si no compraba no comía durante todo el día. Mi estómago sentía un pofundo ardor día tras día, consumiendo aquella asquerosa gra
sa que se apoderaba de mi cuerpo. Como es de esperarse, adelgazé, por suerte ocurrió al mismo momento en que crecí, así todos atribuían mi delgadez al estiramiento del cuerpo.
En séptimo básico noté que mis compañeros ya no me veían como su amigo, ya no era un niño más para ellos. Se peleaban por mí, y no por amistad. Me querían, ¿porqué? No había cambiado, seguía siendo la misma de siempre. ¿Qué les ocurría?
De pronto, la idea me azotó cual bala impacta a su objetivo, me agarró totalmente desprevenida. Lo que ellos vieron en mí era que había adelgazado.
Así fue como comenzó todo. Porfín me querían, al fin era importante para otros.
Una cosa llevó a otra, y así sucesivamente. La belleza, la perfección. Yo las anhelaba profundamente y una voz en mi cabeza me quizo ayudar a encontrarlas.
''¿Quién eres?'' me repetía constantemente al cumplir 14 años. Sin embargo nunca respondió a mis llamados, nunca mencionó su identidad. Sólo decía ''No comas''.

Mi retorcida visión:

0 Comments:

Post a Comment