9 jul. 2009

Capitulo 2: Ser gorda como yo


Luego de aquel pequeño incidente debía desayunar todos los días. A pesar de eso, lograba ingeniármelas para ingerir en pequeñas cantidades, y no sólo pequeñas cantidades de comida, pequeñas cantidades de calorías también.

Agua al desayuno, agua al almuerzo, agua a la once, ejercicios en la tarde. Una, dos, tres horas. No, no basta… no basta.

Cuando me miraba al espejo lo único que podía notar era que me sobraba grasa. Sólo tenía ganas de llorar. Llorar por no tener la suficiente fuerza de voluntad para dejar de consumir esas grasas, tenía ganas de llorar por sucumbir ante la comida.

Día tras día se libraban fieras luchas dentro de mi cabeza. No podía dejar de pensar que todo lo que como me destruye, destruye mis sueños, mis anhelos de llegar a ser como aquellas perfectas actrices, todas altas y esbeltas. ¿Qué me pasa? Yo quiero ser una princesa, pero nunca he visto una gorda y fofa como yo.

Al ver mi asqueroso cuerpo de ballena pensaba y pensaba, siempre llegaba a la misma conclusión, cada reflexión me acercaba a la verdad. Es necesario ser esbelta, ser delgada. Para conseguir un trabajo se fijan en tu apariencia, la mayor cantidad de empleadas tienden a ser esbeltas. Si quieres atraer a los chicos debes ser delgada, ellos no se fijarán en ti si se te escapan esos odiados royos por la cintura. No les será agradable mostrar a una novia gorda, no les parecerá sexy verte en traje de baño con esas lonjas. Si quieres estar a gusto contigo mismo es indispensable ser delgada.

Esto era lo que más me importaba. Jamás volvería a perderlo, ese era el mayor motivo, porque si soy delgada soy atractiva, si soy atractiva no importa quien se le cruce, el preferirá estar a mi lado.

Pero no lo soy. No soy esbelta, no soy atractiva. ¿Qué es lo que ve en mi? No soy más que una bola de grasa, y lo peor es que a este paso podría volver a dejarme. No, no quiero.

Lentamente mi obsesión por no quedarme sola, mi obsesión por retenerlo a mi lado alimentaron el miedo y la desesperación con las cuales convivía diariamente. Me volví débil. Ya no sólo era una lucha contra la comida, era una lucha contra mí. Los brazos me dolían por los cortes, mis piernas me dolían por los golpes, mis huesos se sentían frágiles y mis rodillas sufrían con el crudo invierno, la sensación de dolor en el estómago era constante, las frecuentes jaquecas no me permitían dormir, lo cual hacía aflorar las ojeras en mis ojos.

Y así pasaban los días, las semanas, los meses. Claro, no todo era sombrío, pero siempre lo que uno más recuerda son los malos momentos, el dolor y el sufrimiento. Pronto llegó el periodo de exámenes finales, se acababa el año y debía sacar buenos resultados. Con mucho pesar me puse a estudiar, el estrés se sumó a lo que ya sentía de antes induciendo en mí un asqueroso insomnio. Lo que menos quería era pensar, y por las noches era lo único que podía hacer, sin embargo la voz me abandonó.

Con el fin de año se vienen las fiestas, la navidad, año nuevo, las condenadas cenas. Estando acostumbrada a comer en pequeñas cantidades, el dolor que me causó la comida fue tan abundante como lo que consumí. Para la cena de año nuevo, lo mismo. Al tener el estómago más grande cabía más comida y como esa vocecita que me hacía entrar en razón con las cantidades de comida había desaparecido, el resultado fue desastroso.

¡Lo único que logré dejando de escucharla fue subir de peso! Era inconcebible para mí subir 3 kilos en ¡un día! Pero no me importó tanto, en ese momento me encontraba gloriosamente feliz, por algún extraño motivo no me importaba cuan obesa me encontrara, el me amaba y eso era lo más importante. Pero… ¿Qué ocurrió? ¿Por qué volví a sentirme como antes? A él le comenzó a importar. Era obvio, podía notarlo, había perdido la maldita figura.


2 Comments:

  1. #Monsters.Killer! said...
    Este comentario ha sido eliminado por el autor.
    #Monsters.Killer! said...
    Tu sabes lo que pienso respecto a esto .__.
    pero lo entiendo.
    No sé si hablemos antes de que me valla :3 ,
    Parecemos desconocidas xd
    pero en fin , cuidate arto yami :)
    besitos bye!

    me pitie el primer comentario :E

Post a Comment